La Catrina

  • August 9th, 2017

A finales del siglo XIX la imaginación popular y las expresiones de descontento social originaron un personaje, la Calavera Garbancera, que representaba la hipocresía y la pobreza de una sociedad que aparentaba lo contrario. Garbancero era quien renegaba de su origen indígena y se ostentaba como europeo. Se refería originalmente a indígenas que vendían garbanzo en lugar de maíz con el propósito de renegar de sus orígenes.

Estas imágenes, que acompañaban textos de crítica y denuncia hacia el gobierno, la sociedad y las clases altas se podían leer en publicaciones llamadas “de combate”. Originalmente no se relacionaban con el Día de Muertos.

La Calavera Garbancera se convirtió en La Catrina cuando el pintor y muralista Diego Rivera la incluyó dentro de los personajes de su mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, que fue realizado en el Hotel Del Prado que fue destruido en los sismos de 1985 y actualmente está en el Museo Mural Diego Rivera.

En el mural aparece La Catrina, elegantemente vestida, con sombrero de plumas de avestruz y estola, junto a Posada, Frida Kahlo y una representación infantil de Diego Rivera.

El nombre de “Catrín” era usado popularmente para describir a alguien elegantemente vestido. A partir de su aparición en el mural, se le conoció popularmente como “La Catrina”.

José Guadalupe Posada inmortalizó la famosa imagen de la Calavera Garbancera o Calavera Catrina en un grabado en metal. Según el autor, la falta de vestimenta y la profusión de adornos simboliza la preocupación de la sociedad mexicana de esa época por aparentar lo que no es. Muchos querían aparentar ser de la alta sociedad que llevaba una vida con costumbres europeas.

Posada señaló “La muerte, es democrática, ya que, a fin de cuentas, güera, morena, rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera”.

 

Los grabados de José Guadalupe Posada son ya una referencia de la visión de la muerte en México y continúan representándose vestidas elegantemente con sombrero, estola y vestido largo.

Comments are closed.